El bibliotecario

África

Los materiales religiosos para el discipulado y la educación pastoral pueden ser difíciles de conseguir en algunas partes de África. Esto es aún más prevalente en áreas donde el cristianismo no es una religión principal. Cuando el simple hecho de poseer una página de la Biblia es considerado un acto ilegal y puede llegar a ser penado con cárcel, tener acceso a un comentario bíblico es casi imposible.

Sin embargo, un creyente, que era maestro de profesión, tomó como su misión comenzar una biblioteca cristiana en cada ciudad que contaba con al menos siete iglesias subterráneas. "El bibliotecario", como le han puesto de sobrenombre, comenzó la primera biblioteca en 1995. Debido a su pasión y compromiso, muchos pastores clandestinos y maestros de Biblia pudieron tener materiales para estudiar y compartir con sus miembros.

Desafortunadamente, como sucede a menudo en países donde la Palabra de Vida no es bien recibida, en 2011 la biblioteca secreta del bibliotecario fue descubierta e inmediatamente destruida. El bibliotecario escapó la muerte huyendo en un vehículo mientras los militantes le disparaban. Otro creyente fue capturado al mismo tiempo y finalmente fue martirizado por su fe en Jesucristo.

Para la mayoría de los creyentes, este sería el final de la historia, pero no es así con el bibliotecario. Su pasión y vocación no fueron eliminados, y de hecho, su entusiasmo por compartir materiales cristianos con aquellos que tenían poco acccrecío creció aún más.

En 2014, el bibliotecario pudo comenzar otra biblioteca. Hoy en día, esa biblioteca es 100 por ciento digital con acceso a Internet de alta velocidad, 15 computadoras portátiles, nueve tabletas y ocho iPods, todos cargados con valiosos materiales publicados en varios idiomas. Esta biblioteca digital solo está disponible para los líderes de la iglesia que han pasado un proceso de investigación y que han demostrado su fidelidad a Jesucristo. En el caso poco probable de que esta biblioteca fuera descubierta por enemigos de la Iglesia, estos no podrán acceder a los materiales en estas computadoras portátiles, tabletas y iPod porque están altamente  protegidos con contraseña. Si la contraseña incorrecta se coloca en estos dispositivos tres veces consecutivas, se borran todos los contenidos guardados en los dispositivos sin posibilidad de recuperación.

Alabamos al Señor porque la tecnología le ha dado a la Iglesia un camino para que los creyentes y pastores estudien la Palabra de Dios en áreas del mundo donde las versiones impresas de la Biblia representan un peligro. 

--Engage Magazine

Posted in: