Claramente es invierno

2 Corintios 4:7-18

Es invierno. El paisaje está árido y el aire está ahogado en una neblina oscura. Es un reflejo sombrío de la realidad de la pérdida. Aun en el invierno, nos quedamos pensando en lo que hay debajo de aquello que podemos observar a simple vista.

Las palabras del apóstol Pablo en 2 Corintios 4 hablan de la certeza que tenemos como creyentes de poder perdurar aun en el invierno más severo. Es la esperanza de la resurrección, la fe en lo que no hemos visto, lo cual sostuvo a los apóstoles en medio de grandes pruebas. Ellos estaban seguros de que su sufrimiento era temporero y que el estar envueltos en el dolor de la muerte era el regalo inexpresable de la vida eterna.

Enterrado bajo una capa de escarcha sobre lo que antes fue grama verde está el regalo de el duelo, un suave empujón de gracia, la sugerencia de sentarse en los brazos de un Dios de amor con la certeza que, del dolor algo nuevo ha de nacer. Para aquellos que creen, esta época no ensombrecerá las épocas excepcionales que de seguro vendrán.

Autora: Lori Miller

Reflecting God es una publicación digital de Nazarene Publishing House.  Haga clic aquí para más información. 

Oportunidades de oración

¿Necesita oración? Déjenos saber. 

Sabías que: Dios le ama y le ofrece salvación. ¿Y ahora qué?

Para más información, localice a un pastor local y una iglesia cercana a usted. Haga clic aquí para encontrar información de contacto.