Una familia misionera recibe amor y cuidado en un país extranjero

Ghana

Después de años de luchar con su llamado a las misiones, Njeri y Evans finalmente tomaron un paso de fe en obediencia a Dios. Salieron de Kenia para servir como misioneros en Ghana, donde Dios les proveyó un grupo de personas amorosas similar al que temían dejar atrás en su país de origen.

Njeri siempre se mostraba comprometida a apoyar en las misiones, específicamente, a otras personas en el campo misionero. Pensaba que si apoyaba financieramente a individuos sirviendo en algún contexto intercultural, la vocecita interior que le decía que fuera se apagaría. La vida familiar era importante para Njeri, por lo que ir a algún lugar lejano para servir como misioneros no le parecía una opción viable. 

Evans creció en la Iglesia del Nazareno en Zimbabwe y estuvo involucrado en el ministerio - de lejos. Cuando Evans sintió que Dios lo llamaba al pastorado, no creía tener lo que se necesitaba. Pero cada vez que Evans evadía el llamado de Dios, Él simplemente le pedía que tuviera fe y lo intentara.

Evans y Njeri se conocieron mientras servían en un ministerio universitario en Kenia y se casaron hace casi 10 años. Evans comenzó a servir en Africa Nazarene University como capellán asistente del cuerpo estudiantil y como pastor asociado en la iglesia de la universidad. 

Durante este tiempo, Dios continuó hablando a su corazón diciéndole que fuera y sirviera en las misiones, pero Njeri no estaba muy seguro. ¿Por qué Dios los llamaría a abandonar la familia de la que tanto dependían para recibir apoyo y cuidado? ¿Realmente Dios los llamaría a un lugar lejos de su comunidad?

Después de tres años en el ministerio en ANU, Evans continuó sintiendo el llamado de Dios a las misiones, pero él permanecía indeciso. 

"Señor, ya estoy realizando un ministerio intercultural", dijo Evans. "Aquí en Africa Nazarene University estoy ministrando a un cuerpo estudiantil diverso en un país que no es el mío". 

Dios siguió recordándole la historia de Rut y Noemí, y lo llamaba a ir a donde Él lo guiara.

Finalmente, Evans y Njeri se rindieron y comenzaron a recibir entrenamiento para servir como misioneros. Cuando llegó el momento, la iglesia los envió a Ghana. 

Durante la fase de transición, Njeri quedó embarazada, lejos de casa y apartados de la familia. 

"Señor, ¿cómo voy a cuidar a mis hijos sin la ayuda de mi familia?" Njeri oró.

Cuando nació su bebé, una mujer de la iglesia vino a quedarse con ellos durante una semana para ayudar a cuidar al bebé y a su hija mayor y para asegurarse de que Njeri se estuviera recuperando. Semanas más tarde, los miembros de la iglesia continuaron llamando para preguntar por ellos y orar por Njeri y la salud del bebé. Fue entonces cuando Njeri supo que Dios les había provisto una familia en Ghana.

Aunque Njeri y Evans eran extranjeros, la iglesia en Ghana los acogió como familia. Como misioneros, tienen la oportunidad de visitar a sus familiares en Kenia durante su gira misionera. Dios ha cuidado de Evans y Njeri al darles una comunidad, que es como su familia, en Ghana.

Mientras Evans y Njeri continúan sirviendo como misioneros, Dios continúa formándolos y transformándolos en vasijas dispuestas.

Posted in: