Un refugiado sirio descubre a Cristo a través de iglesia en Líbano

Beirut, Lebanon

Mientras Naseef ayudaba a sus padres a trabajar en los campos de la granja familiar en Siria, soñaba con una vida diferente. Algún día, se dijo, se convertiría en gerente financiero de una corporación.

Naseef estaba bien encaminado a realizar su sueño cuando se inscribió en la universidad para estudiar su pasión: economía. Pero la guerra civil siria estalló en 2011 y destrozó su sueño.

El gobierno sirio comenzó a formar jóvenes universitarios en el ejército. Sin embargo, no reclutaban a hombres que fracasaban en sus estudios.  Por esto, algunos estudiantes deliberadamente sacaban malas calificaciones durante dos años para evitar el servicio militar del gobierno. No queriendo participar en la guerra, Naseef tomó la dolorosa decisión de fracassar en la universidad.

Naseef tomó un trabajo en una pequeña tienda de vidrio y se volvió a trabajar con su familia en la granja. La guerra llegó a la zona de Naseef en Siria en el 2013. Cuando el gobierno envió alrededor de 200 soldados para luchar contra las fuerzas de la oposición, el pueblo les trató con hospitalidad. La familia de Naseef llevó a 10 de los jóvenes soldados a su casa, los alimentó y se convirtieron en sus amigos. Ellos intercambiaron información para poder mantenerse en contacto.

Después de que los soldados pasaron a un área más intensa de la lucha, Naseef y sus vecinos no pudieron obtener ninguna respuesta de sus nuevos amigos. Más tarde se enteraron de la horrible noticia: todos los soldados habían sido masacrados en una emboscada. Los rumores y los temores circulaban sobre unos traidores.

Naseef dice que esta es la razón por la cual muchos jóvenes sirios tienen miedo de unirse al ejército.

"No es como si estuviera luchando por mi país", dijo Naseef. "Voy a morir por los traidores."

La familia de Naseef decidió enviarlo al Líbano para salvarle la vida. Se mudó a una casa con otros amigos refugiados cerca de la Iglesia del Nazareno de Beirut. Un día, Naseef fue invitado por un amigo a la iglesia. Él fue recibido con una cálida bienvenida por la gente. Fascinado por las enseñanzas, comenzó a asistir regularmente. Naseef fue criado en otra denominación. Para Naseef, su familia y su pueblo, ir a la iglesia era simplemente una práctica religiosa.

"En nuestra aldea, incluso los sacerdotes no saben mucho de Jesús, como cuántos años vivió en la tierra", dijo Naseef. "Muchas personas que viven en la aldea no saben acerca de Jesús, así que conocí a Jesús en la Iglesia. Aprendí más y más en la iglesia ... y le pedí al pastor Andrew que me bautice. "

Con hambre de conocer a Jesús personalmente, comenzó a leer su Biblia todos los días. El pastor de Naseef, Andrew, se dio cuenta.

"Un día, él compartió conmigo cómo se despertó y experimentó una alegría maravillosa en su corazón, y él sabía que el Señor habia tocado su corazón, y él era hijo de Dios ahora", dijo el pastor Andrew. "Lee la Biblia fielmente y conoce los versículos de memoria. Él es testigo a sus amigos sirios a través de Facebook, y ahora nos está ayudando con el seguimiento de los sirios que vienen a la iglesia ".

Naseef se unió a la iglesia como miembro y fue bautizado este mes con varios otros jóvenes. Desafortunadamente, Naseef se quedó sin los fondos que había traído con él al Líbano. La Iglesia del Nazareno de Beirut le ayudó a encontrar un lugar donde hospedarse, como lo han hecho con otros refugiados. Incapaz de encontrar trabajo debido a su estado como refugiado, Naseef pasa sus días en la cocina de la iglesia, ayudando a las tres mujeres que cocinan más de 100 comidas calientes por semana para el programa educativo de la iglesia para niños sirios refugiados. También ayuda a limpiar la iglesia y las aulas.

"Creo que el Espíritu Santo vive en mí y estoy listo para servir y contar a otros acerca de Jesús", dijo Naseef.

- Iglesia del Nazareno Región Eurasia

Posted in: