Pareja de Portugal acepta el llamado a servir en Inglaterra

Birmingham, England

Carla Taela soñaba con ministrar en Inglaterra. Ahora que está sirviendo en Birmingham, la realidad es diferente de la forma en que lo imaginó, pero ella ve a Dios en eso.

Origianrios de Portugal, Carla y su esposo, Flavio, participaron en el ministerio de cafeterías "Con Café" del distrito en Lisboa cuando escucharon por primera vez de la iniciativa M+Power de la Región de Eurasia y de una próxima capacitación misionera en Holanda.

La pareja ya había estado considerando un servicio intercultural, por lo que viajaron a Dordrecht para la capacitación. Mientras Carla soñaba con ser enviada a Inglaterra, Flavio estaba enfocado en la pregunta más amplia de dónde Dios quería que ambos sirvieran. Ellos oraron por tener una respuesta clara en el entrenamiento.

A lo largo del fin de semana de entrenamiento en la Orientación de la Misión de Eurasia en Dordrecht, Flavio y Carla siguieron escuchando referencias al Reino Unido. En del grupo había una pareja de Inglaterra. Una representación teatral que se suponía que el grupo debía realizar también se situaba en Inglaterra. Aprendieron que había una posición de M+Power disponible en Inglaterra.

"Tres veces, Dios me mostró sobre el Reino Unido, Reino Unido, Reino Unido", dijo Flavio. “Tuve alegría y tuve paz en mi corazón cuando regresamos a Lisboa”.

Hablaron con el superintendente de su distrito sobre su deseo de servir como voluntarios a la Iglesia del Nazareno en Inglaterra.

Dos iglesias en Portugal, y el distrito en general, decidieron apoyar parcialmente y enviar a la pareja a su asignación misionera voluntaria.

Durante los últimos seis meses se han establecido en Birmingham para apoyar a una Iglesia Nazarena multicultural local. La congregación incluye personas de la India, Brasil, China y África. A lo largo de la semana, lideran un club nazareno de jóvenes, apoyan un ministerio en una Iglesia del Nazareno en Oxford los sábados, y la pareja también se involucró en un programa cristiano en Birmingham que está enseñando inglés a inmigrantes.

Aunque su asignación original fue de seis meses, han extendido su asignación para servir por otros seis meses.

Carla encontró una vida en Inglaterra diferente de lo que esperaba. La conducta y actitudes culturales la sorprendieron, como los temperamentos más reservados y privados de los británicos en comparación con los portugueses más abiertos. También se sorprendieron al ver tanta adicción y falta de vivienda en Birmingham.

"Solíamos trabajar con personas sin hogar en Portugal", dijo Carla. “Sabemos que en todas partes encontraremos personas sin hogar. En Portugal, son personas mayores. Pero aquí son tan jóvenes. Demasiados jóvenes en la calle aquí en Birmingham. En su mayoría son jóvenes, niños y niñas en la calle”.

A pesar de este choque cultural inicial, se han adaptado a las diferencias culturales, el idioma y las formas de hacer el ministerio en Inglaterra.

Donde Carla ha encontrado la mayor alegría y satisfacción es trabajajando con jóvenes.

"Los cristianos británicos, y algunos de los inmigrantes aquí, me dijeron que cuando vinimos aquí, que en Inglaterra, no se puede predicar demasiado a los jóvenes", dijo Carla. "Tiene que ser tal vez 15 minutos, pero hay que entretenerlos. Sentía mucha tristeza en mi corazón. Para mí, es la palabra de Dios la que cambió mi vida. Si la palabra de Dios no tiene el poder de cambiar a las personas, no es el entretenimiento el que lo hará".

Cuando comenzó a trabajar con los jóvenes y a enseñarles de la Biblia, se emocionó cuando algunos de los jóvenes vinieron y le dijeron que querían que les predicara más de la palabra de Dios.

"Para mí, fue el mejor momento", dijo Carla.

Flavio apreció que incluso los padres se daban cuenta que su ministerio estaba impactando a los jóvenes.

"Para mí, fue cuando los padres vinieron a mí y me dijeron: 'Gracias por venir al Reino Unido, porque nuestros hijos nos comparten que usted y su esposa los apoyan para que crezcan espiritualmente'", dijo Flavio.

En otro caso, Carla se conectó con un grupo de mujeres pakistaníes mientras les enseñaba inglés.

"Las mujeres allí empezaron a abrir sus corazones", dijo Carla. "Ahora comencé a estar con ellas en sus hogares, almorzando con ellas, aunque no hablan muy bien el inglés, una palabra aquí o allá, y empecé a aprender algo del idioma pakistaní".

Flavio se ha acercado a algunos jóvenes de Sudán a través de las clases de inglés. A veces le mandan mensajes a Flavio y le preguntan si está disponible para hablar.

"Puedo compartir con ellos el evangelio, y esto es genial", dijo Flavio. "A pesar del desafío de una nueva cultura, por encima de todo esto podemos decir que Dios está con nosotros y estamos alegres de hacer esto".

--Church of the Nazarene Eurasia

Posted in: