Nazarenos brindan ayuda a las víctimas de tormenta tropical en la República Dominicana

Santo Domingo, Dominican Republic

 

La tormenta tropical Beryl azotó la República Dominicana el 10 de julio con fuertes vientos y lluvias torrenciales.

La tormenta afectó a muchas áreas, incluida la zona metropolitana de Santo Domingo, donde las inundaciones obligaron a las personas a abandonar sus hogares. También se reportó un daño significativo a la infraestructura del país y miles perdieron sus posesiones. El Centro de Operaciones de Emergencia estima el número de hogares afectados en más de 1,500 y los desplazados alrededor de 8,000.

La Iglesia del Nazareno respondió por medio de Ministerios Nazarenos de Compasión y equipos de respuesta a desastres, mostrando el amor de Dios a las comunidades necesitadas. Voluntarios viajaron desde diferentes áreas para servir al menos 70 familias. Llevaron comida suficiente para una semana, así como kits de higiene, ropa y ropa de cama (colchones y base), entre otros suministros. Como parte de un esfuerzo conjunto, los pastores locales y los equipos de respuesta entregaron suministros yendo de casa en casa en Las Palmas de Alma Rosa, Boca Chica, El Café de Herrera y Haina.

"En cada comunidad oramos y alabamos a Dios [con] cada familia, y le agradecemos a Dios en medio de esta situación, reconociendo su compasión y amor", dijo Paquita Bido, coordinadora nacional de MNC. "Varios testimonios confirmaron la importancia de mostrar el amor práctico a los necesitados, tal como lo hubiera hecho Jesús".

Las víctimas de las tormentas expresaron su gratitud por la ayuda recibida en el momento de su necesidad.

"Gracias, Dios", dijo Martina después de recibir una cama para su familia. "Por fin vamos a dormir en la casa esta noche".

Esta familia estuvo durmiendo en las casas de los vecinos después de perder su hogar y sus pertenencias.

"Que Dios bendiga a los donantes y a la Iglesia del Nazareno por pensar en nosotros", dijo July, con ojos llorosos porque también recibió una cama.

Los voluntarios se reunieron con la madre de una niña de 2 meses que fue rescatada de las inundaciones. La madre recibió felizmente una bolsa de comida. La ayuda llegó en el momento preciso ya que se había quedado sin nada debido a los daños causados por la tormenta.

Los equipos nazarenos también brindaron asistencia a los miembros de la Iglesia del Nazareno de Boca Chica, Cristo la Roca y la comunidad circundante. Todos se sintieron bendecidos por recibir y brindar ayuda en un momento de necesidad.

Se ruegan sus oraciones por las víctimas de la tormenta tropical Beryl y por quienes continúan brindando la labor de ayuda en medio del desastre.

Posted in: