Mujer en India testifica del poder de la persistencia

Buldana, India

El pastor de la Iglesia del Nazareno de Matru en Buldana anima constantemente a la comunidad a acercarse, orar y pedirle al Señor que traiga a más personas a su iglesia. 

Deepali aceptó de todo corazón ese desafío y lleva a sus amigos, familiares y compañeros de trabajo a la iglesia cada vez que tiene la oportunidad. Está tan decidida a compartirle de Cristo a las personas que trae a una nueva persona a la iglesia casi todos los domingos, y muchos de ellos eligen seguir a Cristo.

Un día, Deepali llevó a Watsalabai a la iglesia porque sabía que Watsalabai necesitaba el apoyo de la comunidad. Watsalabai, cuyo esposo murió de un ataque al corazón hace tres años, caminó hacia el altar para orar por su cáncer pidiéndole a Dios que la sanara. En ese momento, ella estaba bajo tratamiento médico, pero todavía no estaba segura de lo que iba a pasar.

Durante el servicio, el pastor y la congregación oraban por Watsalabai, y uno de los miembros de la iglesia, Smita Rayarum, decidió discipularla personalmente. Después de cada servicio dominical, mientras las personas entablaban conversaciones amenas, Rayarum pasaba tiempo con Watsalabai hablándole sobre el poder de Cristo y su salvación. Rayarum incluso la llamaba durante la semana para hablar y orar con ella por teléfono.

Gracias al compromiso de la iglesia, Watsalabai fue creciendo en su fe. Todos los domingos traía a su hijo, su nuera, sus nietos o, a veces, a otros familiares que necesitaban oración.

Después de unos meses durante un servicio dominical, Watsalabai compartió las buenas noticias sobre la condición de su cáncer.

"Mis reporte inicial ha resultado normal", dijo Watsalabai. "Ahora oren para que [el resto] del reporte se normalice y que el Señor me haga totalmente libre de cáncer". 

El domingo siguiente, Watsalabai estaba más alegre que nunca. El servicio terminó tarde, y al final, Rayarum llegó al frente y pidió tiempo para que Watsalabai compartiera su testimonio.

"Alabo a Dios por su gracia", dijo Watsalabai. “Él ha tenido misericordia de mí. Todos mis resultados son normales. Todas las glándulas en donde se sospechaban que había cáncer se han declarado normales. Antes de [mis citas], mi hijo oró a Jesús, diciendo: '[Por favor, Dios], permite que todos los reportes vuelvan a la normalidad', y [lo hicieron]".

La congregación alabó a Dios por el milagro antes de que Watsalabai siguiera contándoles otro milagro.

"Déjenme contarles que no solo a mí, sino a mi hermana también le habían diagnosticado cáncer", dijo Watsalabai. “Solía orarle al Señor para que la sanara también, e incluso solía decir en mi oración que Él podía dejarme sufrir con eso, pero que sanara a mi hermana. Hoy el Señor la ha sanado a ella como a mí y por eso alabo a Dios”.

La Iglesia del Nazareno de Matru continúa impactando positivamente a su comunidad al abrir sus puertas a quienes estén dispuestos a visitarla. Watsalabai es un ejemplo de muchos, cuyas vidas fueron cambiadas gracias a la invitación a asistir a la congregación por parte de uno de sus miembros. Ahora, ella está comprometida a proclamar a Cristo en su vida y a compartir el Evangelio con sus conocidos.

--Iglesia del Nazareno Eurasia

Posted in: