MNC ofrece un plan de recuperación integral después del terremoto en Nepal

Nepal

En las laderas del Himalaya, se puede observar la vista panorámica del valle salpicado de campos de arroz y granjas a pequeña escala. En medio de este paisaje se encuentra un aula recién construida con tecnología antisísmica con capacidad para 60 niños. A lo largo del día se les ve sentados en el piso en silencio, concentrados mientras leen sus libros; y otras veces, se dispersan en grupos pequeños alrededor de la gran sala, donde completan su tarea, reciben tutoría, juegan y comen juntos. 

Todos estos niños provienen de familias afectadas por el devastador terremoto que azotó la ciudad capital de Katmandú en 2015. El terremoto dejó alrededor de 9,000 fallecidos, cientos de miles de estructuras devastadas y un gran número de personas desplazadas.

Después de la fase inicial de respuesta de emergencia en los primeros meses después del desastre, Ministerios Nazarenos de Compasión de Nepal se ha enfocado en la rehabilitación a largo plazo. El proyecto se concentra principalmente en algunas de las comunidades rurales más afectadas de los distritos de Okhaldhunga y Sindhupalchok. Estas áreas remotas se encuentran a muchas horas de Katmandú. Estas aldeas, sufrieron el mayor número de víctimas causadas por el terremoto, así como el mayor porcentaje de edificios destruidos. Por esta razón, la iglesia local decidió ayudarlos en su estado de vulnerabilidad. 

En estas aldeas y en Katmandú, la iglesia ha estado implementando un proyecto integral diseñado para ayudar a las familias a reconstruir sus vidas. El objetivo del proyecto es impactar a la familia como un todo, centrándose en la educación, la nutrición y el empoderamiento económico. En este momento, 188 familias en cinco comunidades de Nepal se ven directamente beneficiadas por este proyecto.

Parte del proyecto son los siete centros de desarrollo infantil que ahora atienden a cientos de niños proveyendo tutoría y clases educativas durante los días de la semana escolar. El propósito es ofrecer un espacio divertido, seguro y enriquecedor para que los niños se desarrollen, por lo que la educación nutricional también forma parte del plan de estudios. El apoyo educativo adicional complementa sus estudios regulares en la escuela. 

Otras partes del plan incluyen grupos de autoayuda para mujeres y hombres que ya han iniciado en cuatro aldeas, donde las familias ahorran dinero mensualmente y se hacen pequeños préstamos entre sí con sus ahorros. El propósito de estos préstamos es fomentar el inicio de pequeñas empresas, comprar herramientas o semillas, o satisfacer otras necesidades inmediatas que enfrentan las familias. Además, se ha ofrecido capacitación agrícola a las familias sobre el uso de las semillas que reciben y siembran en sus huertos y granjas. A lo largo de estas comunidades, niños y familias trabajan por un futuro más estable y menos vulnerable del que se encontraban antes del terremoto. 

Cuando los desastres azotan, a menudo las personas solamente se preocupan por aquellos que están en medio de la desesperación; aquellos que han perdido a sus seres queridos, cuyas casas han sido destruidas, o aquellos que no tienen acceso a alimentos y agua. Pero a menudo, las personas se olvidan que la necesidad persiste en las semanas, meses y años después de que ocurre un desastre. Lo importante en este caso es que la iglesia ha estado presente antes, durante y mucho después del desastre; y provee ayuda para que las personas se puedan volver a levantar después del desastre. 

El proyecto de rehabilitación del terremoto en Nepal es una iniciativa de cinco años con el objetivo de apoyar un cambio a largo plazo en la vida de estas familias. Su objetivo es abordar las necesidades de toda la familia creando oportunidades para que los niños y los padres prosperen educativa, nutricional y financieramente.

--Una reedición del número de invierno de la Revista de MNC (Winter 2018 edition of NCM Magazine)

 

Posted in: