Miles se unen para conmemorar el Domingo de Libertad

El 22 de septiembre, miles de iglesias se unirán para ponerle fin al tráfico de personas en todo el mundo. Juntos, se reunirán a adorar, a orar y apoyarán los esfuerzos contra la trata de personas.

Una institución que trabaja para combatir la trata de personas es el Hogar de Niños Shechem en Manila, Filipinas. Actualmente, 12 niños, quienes son sobrevivientes de la explotación sexual en línea de niños, están recibiendo atención en el centro de evaluación. 

El Hogar de Niños Shechem es el primer centro de evaluación en Filipinas que atiende a víctimas OSEC (Explotación de Menores en Línea, por sus siglas en inglés). Abrió sus puertas hace casi un año, dando la bienvenida a niños rescatados de la explotación la organización (International Justice Mission) Misión de Justicia Internacional. El hogar también funciona en asociación con la Iglesia del Nazareno en Filipinas, Ministerios Nazarenos de Compasión y la Red de Ministerios de Niños de Filipinas.

El primer caso de explotación de niños transmitido en vivo en Filipinas se documentó en 2011, y el número de casos ha ido en un crecimiento rápido desde entonces. Según Reuters, el gobierno filipino recibe al menos 3,000 casos de explotación en línea por mes de niños filipinos desde otros países. Ese número se ha triplicado en los últimos tres años. 

Los niños viven en la casa con un trabajador social en el lugar, y otros miembros del personal siempre están presentes. Dos trabajadores sociales especializados en la familia, un encargado de operaciones de la casa, dos guardias de seguridad y cinco personas con la figura de padres sustitutos desempeñan las diferentes funciones en el hogar. Dado que Schechem no es un refugio a largo plazo, el objetivo es proporcionar un lugar seguro, saludable y amoroso para los niños durante el tiempo de evaluación del trauma recibido en el pasado así como las metas para el futuro. 

El coordinador de Ministerios Nazarenos de Compasión de Filipinas, Leody Echavez, dice que es importante que los niños se sientan como en casa en  Shechem, incluso si su residencia no es permanente. 

"Hay una gran necesidad de que estos niños sean aceptados, así que los aceptamos", dijo Echaves.

Los niños se reúnen con trabajadores sociales y asisten a sesiones de terapia semanales. Al final, pueden irse a vivir con un familiar no infractor, una familia de acogida o un refugio a largo plazo. De esas opciones, vivir con un miembro de la familia es la primera opción, pero es extremadamente importante asegurarse de que el niño esté seguro de no recibir mayor explotación: más del 70 por ciento de los casos de OSEC son perpetrados por un miembro de la familia inmediata. 

Es por eso que Shechem también tiene trabajadores sociales especializados en la familia que trabajan específicamente con las familias de los niños. Los trabajadores sociales ayudan a los familiares no infractores a comprender lo que el niño necesita después de sufrir un trauma, y también ayudan a garantizar que la situación de vida sea la mejor y más segura para cada niño.

Los niños que vienen a  Shechem se están recuperando de un trauma, y unos meses de terapia y cuidado no son suficientes para quitarlo. El personal de Shechem espera que a través del amor y el cuidado, los niños simplemente puedan experimentar lo que es ser niños nuevamente.

"Ese es nuestro objetivo: que no se convierta en una instalación o institución para ellos, sino que sea un espacio seguro para que ellos puedan sentir que son niños", dijo Echavez.

Obtenga más información sobre los esfuerzos contra la trata de personas de los Ministerios Nazarenos de Compasión en NCM.org/antitrafficking.

Regístrese para participar y descargar recursos gratuitos del Domingo de Libertad en NCM.org/Freedom-Sunday.

Ministerios Nazarenos de Compasión

Tags: