La iglesia continúa respondiendo al conflicto armado en el sur de Filipinas

Marawi City, Filipinas

La Iglesia del Nazareno continúa auxiliando a las familias afectadas por el conflicto armado que recientemente terminó en la ciudad de Marawi, Filipinas. La crisis de cinco meses desplazó a cientos de miles de personas además de destruir muchos edificios y hogares y matar a docenas de civiles.

El distrito de West Mindanao, dirigido por el superintendente Dan Balayo y el coordinador de estrategia de campo de Filipinas-Micronesia, Stephen Gualberto, se asoció con diferentes organizaciones para llevar a cabo actividades par niños en cuatro centros de evacuación, realizar revisiones médicas y dentales y distribuir medicamentos y kits de crisis a cientos de familias afectadas.

El trabajo no se detiene allí. Durante la Asamblea General y Convenciones de la Iglesia del Nazareno de este verano, Balayo y Gualberto se reunieron con representantes de Ministerios Nazarenos de Compasión de Canadá para organizar el envío de equipos médicos a los hospitales gubernamentales que atienden a los residentes desplazados locales.

MNC de Canadá respondió enviando un contenedor de 45 pies lleno de equipo médico y suministros que fueron entregados a dos hospitales del gobierno el 22 de septiembre. El primer hospital es Gregorio Lluch Memorial Hospital en Iligan City, la ciudad más cercana a Marawi, donde miles de personas buscaron ayuda y refugio. El hospital recibió 30 camas, sillas de ruedas, andadores, muletas y diversos suministros médicos, así como ropa de hospital, botiquines de primeros auxilios, indumentaria sanitaria, zapatos ortopédicos y tanques de oxígeno portátiles. Los representantes del gobierno de la ciudad y el administrador del hospital estuvieron presentes para recibir el equipo y expresar su gratitud a la Iglesia del Nazareno.

El segundo destinatario del equipo médico fue el Hospital del Distrito de Catarman en Mindanao. Diez camas de hospital y otro equipo médico fueron dadas para ayudar a aumentar las necesidades de este hospital del gobierno. Sirven a un gran número de personas en la provincia y áreas rurales con recursos limitados y la iglesia vio la necesidad de ayudarlos en ese área. El gobernador provincial estaba encantado y agradecido por la generosidad de la iglesia y la compasión de la Iglesia del Nazareno por el bienestar de su gente.

--Iglesia del Nazareno Asia-Pacífico

Posted in: