La historia de Bitan: de la calle a la escuela

Bitan*, un niño de 10 años en Bangladesh, soñaba en convertirse en policía cuando creciera. Ese sueño parecía imposible debido a la pobreza en la que estaba inmersa su familia, pero ahora Bitan tiene una nueva esperanza para su futuro gracias a los niños nazarenos de todo el mundo que donaron al proyecto de ofrenda misionera Kids Reaching Kids (Niños alcanzando Niños) de Ministerios de Escuela Dominical y Discipulado.

Cuando sus padres no pudieron inscribirlo en la escuela, Bitan se escapó de su casa. Dormía debajo de un puente y pasó varios días sin comer. El hambre finalmente lo llevó de regreso a casa, donde comenzó a aportar a los ingresos de su familia clasificando basura en las calles.

Bitan y otros 29 niños llamaron la atención del personal del Centro de Protección y Aprendizaje Infantil de Dhaka (CPLC, por sus siglas en inglés) cuando visitaron dos vecindarios afectados por la pobreza cerca del centro para identificar a los niños con el mayor grado de riesgo y vulnerabilidad. Los niños, de 6 a 12 años, pudieron inscribirse en el centro y recibir una educación primaria, que incluye valores morales y derechos del niño.

A los estudiantes también se les enseña salud e higiene, habilidades para la vida social y educación cristiana, además participan en actividades de juegos, canciones y memorización de poemas.

"Bitan dice que disfruta mucho estar en el CPLC", dijo un miembro del personal. “También le gustan las comidas que ofrece el Centro de Protección y Aprendizaje Infantil. Él juega con otros niños allí y recibe tratamiento de salud cuando se enferma. Recibe materiales educativos como bolígrafos, lápices, cuadernos de ejercicios del centro.

"Ahora se está preparando para ser admitido en la escuela formal [y] espera estar inscrito para el próximo año".

Establecido en abril por la Misión Nazarena de Bangladesh (BNM), el CPLC recibió fondos de la ofrenda Kids Reaching Kids (Niños Alcanzando Niños) de MIEDD, que se recolecta cada año cuando los niños asisten a la Escuela Bíblica de Vacaciones nazarena.

“Es posible que un niño deposite una pequeña ofrenda en su EBV y piense: 'Esta es una cantidad muy pequeña. ¿Qué bien podrá hacer?" dijo Scott Rainey, director global de Ministerios de Escuela Dominical y Discipulado."¡Dios puede tomar unos pocos peces y unos pocos panes y alimentar a una multitud!¡Qué alentador es ver que estas ofrendas se usen para cambiar vidas y compartir las Buenas Nuevas de Jesucristo en todo el mundo! ¡Gracias a todos los niños, padres y líderes de niños que ayudan a MIEDD a compartir tales bendiciones con el mundo a través de las ofrendas de Niños Alcanzando Niños!

*Nombre ficticio, por razones de seguridad.

Posted in: