10.000 reciben asistencia al ser Bangladesh devastado por inundaciones

Nazmul*, de 60 años, fue una de las 10.000 personas que recibieron asistencia de la Misión Nazarena de Bangladesh (BNM, por sus siglas en inglés), el brazo de ministerios de compasión de la Iglesia del Nazareno en Bangladesh, tras las inundaciones históricas de finales de agosto y principios de septiembre que afectaron a más de 40 millones de personas. Al menos 1500 personas fueron perdieron la vida en Nepal, India y Bangladesh. Las inundaciones cubrieron más del 30 por ciento de Bangladesh, un país de baja altitud.

«La inundación destruyó mi hogar», dijo Nazmul. «Ahora no tengo un dormitorio. Duermo al borde de la carretera».

Nazmul vive con su esposa, Orpita*. Sin tierra propia para cultivar, viven buscando comida día a día, con Nazmul trabajando como jornalero. Él no tiene recursos para reparar su casa. El hombre tiene tres hijos que viven con sus propias familias.

La pareja se encuentra entre los que recibieron arroz, legumbres, papas, sal, aceite y paquetes de solución salina oral de NCM International (Ministerios Nazarenos de Compasión Internacional), y jabón de una organización llamada Changing Lives (Cambiando Vidas), fundada por una familia nazarena en los Países Bajos.

«Nadie me ayudó después de que la inundación destruyera mi casa, pero la BNM se adelantó y les estoy agradecido», dijo Nazmul. Señalando el paquete que recibió del BNM como ayuda, agregó: «Esta comida me ayudará por 10 días para satisfacer las necesidades de mi familia. Es un gran apoyo para mí».

Nazmul y Orpita informaron a los trabajadores de BNM que, como ellos, muchos otros también perdieron sus casas y ahora viven a la intemperie. Necesitan urgentemente algún apoyo financiero para las reparaciones.

«La ayuda que me dio la BNM ha eliminado mi sufrimiento», dijo Nazmul. «Ahora voy a vender mi trabajo y compraré algunos bienes para reparar mi casa».

Panchali*, de 20 años, vino con su hijo de 2 meses a la Iglesia del Nazareno más cercana en el norte de Bangladesh para recibir ayuda. Su rostro de preocupación se transformó en una sonrisa cuando recibió ayuda de la BNM en su área.

Panchali dijo que después de las inundaciones en todo el país de finales de agosto, ella y los miembros de su familia lo están pasando peor. Panchali tiene tres hijos. La inundación destruyó toda la comida que ella cuidadosamente  había almacenado. Sus hijos ya se habían perdido tres comidas. Su esposo de 45 años es el único sostén de su familia.

«Durante la inundación, mis dos hijos se enfermaron», dijo. «Ahora tienen bajo peso y están desnutridos». La BNM vino a nosotros como una bendición de Dios para ayudarnos».

El programa de ayuda de la BNM es una bendición para todos ellos. Todos ellos expresan su más sincero agradecimiento a la BNM y sus donantes.

--Iglesia del Nazareno de Eurasia

*Nombres cambiados por privacidad y seguridad

Posted in: